El misterio de los Capitanes desaparecidos

Hola amigos,

En este entrega vamos a analizar concienzudamente un misterio tremebundo: el de los Capitanes desparecidos. Haced memoria. Hace unos años, cuando se emitían anuncios de pescado congelado (especialmente merluza), todas las empresas del sector publicitaban a sus intrépidos Capitanes, de entre los que destacaban: el Capitán Findus, el Capitán Pescanova, el Capitán Frudesa y el Capitán Iglo.

En 1997, hubo una auténtica batalla naval entre Frudesa y Pescanova por la supremacía de sus Capitanes. La Asociación para el Autocontrol de la Publicidad (AAP) dictaminó que la campaña publicitaria de Pescanova plagiaba a la de su competidor (Frudesa) por utilizar la imagen de un capitán marinero, si bien añadían que: «la idea de un capitán de pesca anunciando y recomendando el consumo de merluza no puede, como tal, apropiársela nadie». (ver artículo completo de la hemeroteca del El Mundo). No se han encontrado noticias de que este follón acabara finalmente en los tribunales.

Capitan_findus Capitan_iglo En estas imágenes podemos apreciar que las distintas empresas no dudaban en plagiarse mutuamente en todo. Unos presentaban a sus capitanes como aguerridos hombres de mar, con barba de tres días, musculosos, resaltando fuerza y vigor. Otros lo presentaban apacible y bonachón, más viejecito de barba blanca, resaltando así la experiencia y la sabiduría.

Tras largos años del dominio de los Capitanes de los anuncios de congelados de merluza, hoy en día los han hecho desaparecer del panorama publicitario hasta su completa extinción.

Pescanova lo ha transformado en “El Grumete”: adiós al capitán fuerte y bizarro, y hola a un niñato de dibujos animados para atraer al público infantil a las asquerosas barritas de pescado.

Por su parte, Findus no tiene ni personaje. Sus varitas de pescado y porciones de merluza se publicitan simplemente con el logo de la compañía, de forma impresonal y fría.

Frudesa se ha posicionado en el mundo de las verduras precocinadas con SALTO y ya no quiere saber nada de merluzas. De hecho, la empresa como tal ya no existe. Se trasladó en el año 2000 de Valencia a la Vascongadas, por aquel entonces pertenecía al Grupo Unilever Foods España. Sin embargo, al poco tiempo fue absorbida por el grupo Bonduelle. En la actualidad no tienen ni página Web, los muy cutres.

Iglo ya ni siquiera existe en España, pero en los países donde comercializa sus productos no se aprecia que conserven Capitán alguno.

He aquí un requiem por los Capitanes desaparecidos, que tanta alegría y color daban al panorama publicitario de las merluzas españolas.

Descansen en paz.

Volver a la página principal