Acerca de…

XTRO, la película (qué asco)Estimados amigos,

Tengo el placer de presentaros XTRO, un Blog donde  trataremos principalmente de Tecnología, orientada a Internet en todas sus vertientes: Web, Mobile y Redes Sociales. También hablaremos de Software (gratis y de pago) y cómo no: cosas curiosas, todo lo que nos llama la atención de alguna manera y que no tiene nada que ver con lo anterior.

Todo siempre bajo el punto de vista de los que nos dedicamos a esta estupidez de la informática, por lo que no es de extrañar que determinados temas no sean de vuestra entera comprensión. Por todos es sabido que el cerebro de los informáticos oscila en otras longitudes de onda con frecuencia inferiores a la edad de 15 años.

El nombre de este Blog toma como referencia la desastrosa película dirigida por Harry Bromley en 1983, uno más de los que quisieron aprovecharse del tirón alcanzado por Steven Spielberg con su melifluo y benigno ‘ET, el extraterrestre’ (1982). La película se lanzó en España bajo el sugerente lema de ‘No todos los extraterrestres son amigos‘, lo que demuestra que Harry Bromley tenía una idea contraria a Spielberg en cuanto a estos temas.

Harry Bromley tuvo la desfachatez de dirigir dos secuelas más del mismo tema: ‘Xtro II: The Second Encounter’ (1990) y ‘Xtro 3: Watch the Skies’ (1995). Todas siguen la misma filosofía que la primera: ser un auténtico bodrio y referente de casquería variada.

A pesar del fracaso relativo (todo es relativo) de sus obras primas, en este Blog nos solidarizamos con Harry Bromley. No somos fans suyos, ni el Blog es un tributo a su obra, pero nos sentimos identificados con su mensaje: donde otros ponen ñoñería y pedantería, yo pongo cosas que provoquen tu hilaridad, tu sorpresa y tu asco. Donde otros ven un fantástico universo de colores y de sentimientos, yo veo universos contradictorios, fríos y hostiles. Un aplauso. A los que nos hemos criado con las películas de Disney nos viene bien de vez en cuando que nos abran los ojos a otras realidades: no siempre ganan lo buenos, y no todos los protagonistas tienen que ser buenos.

Al fin y al cabo, el todopoderoso Steven Spielberg debe su fama a historias también escabrosas y nada convencionales: En su primer telefilm de éxito mundial, ‘Duel’ (1971), traducido en España como ‘El diablo sobre ruedas‘ (muchos años después lo intentaron arreglar titulándolo ‘Duelo a muerte‘, pero el resultado es que ya nadie sabe cómo llamar a la película), un apacible automovilista es perseguido sin causa justificada por un gigantesco camión a cuyo conductor nunca podemos ver. En ‘Tiburón’ (1975), un monstruo marino ataca a los bañistas de las playas: la sangre y vísceras de sus víctimas consiguieron que fuera la primera película de la historia en recaudar más de 100 millones de dólares. Y en ‘Encuentros en la tercera fase’ (1977), unos alienígenas que raptan personas a lo largo del tiempo consiguen nominarlo al Oscar por primera vez.

Las memeces como ‘ET, el extraterrestre’, ‘1941’, ‘El Imperio del Sol’ o ‘Always’ vinieron mucho más tarde.

IMPORTANTE: Esta es una Web de opinión e información sin ánimo de lucro. Todas las opiniones depositadas por el autor y sus colaboradores se ejercen en base al Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y al Artículo 20 de la Constitución Española.

Esperamos que sea de vuestro agrado.